Noticias

Volver
13/06/2018

Un blindaje para los conflictos geopolíticos

Las energías limpias son determinantes para aislar los costes energéticos de interferencias externas

Ha sido la noticia de los últimos días y todo indica que lo seguirá siendo. Trump ha vuelto a dar la espalda al mundo y ha roto unilateralmente el pacto nuclear con Irán, el tercer mayor exportador de crudo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), con todas las consecuencias que ello implica. El restablecimiento de las sanciones económicas a Teherán limita la oferta de petróleo en el mercado mundial y, con una demanda creciente, los precios suben. Dicho de otro modo: menos ventas, menos producción, menos oferta en los mercados, más demanda y los precios del barril disparados a máximos de 2014.

Y, cómo no, esta situación tiene su impacto directo en el bolsillo de los consumidores, más aún cuando el petróleo representa todavía el 30% de la demanda de energía primaria en el mundo y cuando en España más del 70% de la energía es importada y el crudo constituye más de un 40% de ese total. Si el oro negro había perdido unos cuantos quilates, el significativo repunte que ha experimentado en las últimas jornadas impacta directamente en el consumo y el ahorro de los hogares. De hecho, los primeros cálculos ya apuntan a que esta situación podría costar 0,5 puntos al PIB, es decir, unos 5.500 millones de euros. Una vez más, España se ve arrastrada por los conflictos geopolíticos derivados de su excesiva dependencia de las energías fósiles. ¿Hasta cuándo?

En situaciones como esta, cuando aumentan los precios del petróleo y se recrudecen los conflictos en los países exportadores, se vuelve a abrir el debate, ¿qué pasaría si nuestro país fuera autosuficiente desde el punto de vista energético?

Leer más…